preloder

¿De qué hablamos cuando hablamos de HIIT? (High Intensity Interval Training)

En la nota conocé las ventajas del Entrenamiento de Alta Intensidad y también para quiénes no está indicado como actividad física.

Autor

Dr. Matias Arrupe

EL HIIT o entrenamiento en intervalos de alta intensidad es un tipo de entrenamiento basado en aplicar diferentes intensidades de ejercicio en diferentes intervalos de tiempo, básicamente consiste en mezclar periodos cortos de tiempo de un entrenamiento cardiovascular muy intenso, en torno al 80-90% de nuestro ritmo cardíaco, con otros periodos también cortos de una intensidad moderada o baja 50-60%.

El HIIT tiene su sentido más relevante en lograr un mayor tiempo en intensidades de ejercicio que no pueden ser sostenidas de manera continua durante un tiempo prolongado.

Algunos estudios demuestran que con este tipo de entrenamiento se activa la creación de mitocondrias, que son orgánulos celulares encargados de suministrar la energía para la actividad celular, es decir, mejora el uso de la glucosa.  Además, realizar HIIT durante unas cuantas semanas aumenta la capacidad a oxidar las grasas, es decir, usar como energía la grasa excedente en nuestro organismo, así como mejorar el VO2 máx. (mejorar el estado de forma cardiovascular con lo que se gana en resistencia aeróbica). 

El ejercicio cardiovascular ayuda a aumentar el metabolismo incluso cuando se ha acabado de realizarlo, y algo muy interesante del HIIT es que ese aumento dura más tiempo que si no se realiza, alrededor de 1 hora.

Cabe destacar, que el planeamiento del ejercicio HIIT tiene relevancia y depende en gran medida del conocimiento científico, el perfil del deportista y la experiencia del entrenador

Respuestas fisiológicas al ejercicio interválico aeróbico de alta intensidad

Desde ya este tipo de entrenamiento desarrolla diferentes tipos de respuestas en todos los sistemas involucrados: neuromuscular, neuroendocrino, energético, respiratorio y, por supuesto, el Cardiocirculatorio.  Este último siendo el que nos compete, presenta en términos generales incremento del gasto cardiaco, frecuencia cardiaca y volumen sistólico (cantidad de sangre bombeada por el corazón en cada latido cardiaco).  Durante este tipo de ejercicio se pueden alcanzar valores de presión sistólica superiores a 200 mmHg, en tanto que la presión arterial diastólica tiende a disminuir por la gran dilatación arterial.

¿Es mejor que otro tipo de entrenamiento (Isométrico)?

Pregunta obligada para quienes siempre quieren definir todo dicotómicamente, si es mejor «blanco» o «negro».  Como la mayoría de las veces, esto también es relativo, y depende del objetivo del ejercicio y qué tipo de individuo lo realiza. 

Existen dos tipos de ejercicios isométricos

Están los activos, nosotros ejercemos fuerza sobre algo (incrementan masa muscular), y los pasivos, nosotros resistimos un peso o mantenemos una posición, sirven para fortalecer tejidos sin resultar lesivos para ellos.

Numerosos estudios publicados últimamente han mostrado el beneficio de practicar ambos tipos de ejercicios, consiguiendo con ello mejor capacidad aeróbica (HIIT) y fortalecimiento muscular y de tejidos, por lo tanto, es de destacar que no hablamos de uno mejor que el otro, sino que el complemento de ambos es quizás la mejor elección, obviamente generalizando la misma, aunque como dijimos es necesario personalizar tanto por el profesional médico, como por el entrenador cada tipo de entrenamiento.

¿El HIIT es para todos?

Definitivamente no. Caracterizamos brevemente grupos de personas para las cuales NO está recomendado:

. Personas sedentarias que comienzan a hacer ejercicio, deberían adquirir previamente buena capacidad física basal y luego subir de escalón.

. Personas con obesidad o sobrepeso, deben tener cuidado con las articulaciones ya que pueden sufrir lesiones si inician este tipo de entrenamiento.

Personas con patologías cardiacas o cardiovasculares, como ya explicamos este tipo de entrenamiento aumenta mucho la presión arterial por lo que las personas que presenten hipertensión arterial u otra forma de patología cardiaca deberán realizar control previo antes de intentar este tipo de entrenamiento.

La prescripción de ejercicio físico es global, todos debemos adoptar una forma de vida no sedentaria, el estado físico previo, las condiciones de la persona y los objetivos son los que determinan que tipo, intensidad y regularidad.

En todos los casos los chequeos cardiovasculares nos ayudan a evaluar la condición cardiológica de las personas previa a la realización de los ejercicios o un plan de entrenamiento.

¿Querés hacer una consulta sobre esta nota?

Contenidos Relacionados