loader image

Desórdenes gestacionales

La enfermedad cardiovascular que incluye la enfermedad de las arterias coronarias (arterias que llevan la sangre al corazón) y el accidente cerebrovascular, sigue siendo la principal causa de muerte en las mujeres en todo el mundo.

Autor

Dra. Silvia Nanfara

 Aunque los factores de riesgo tradicionales como el tabaquismo, el aumento del colesterol, la diabetes, la hipertensión arterial, el sedentarismo,  la obesidad,  aumentan el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, las complicaciones asociadas con el embarazo también influyen en el riesgo futuro de las mujeres

Los estudios han demostrado que las mujeres con antecedentes de preeclampsia, diabetes gestacional, parto prematuro y bajo peso para la edad gestacional, tienen un mayor riesgo de desarrollar factores de riesgo cardiometabólicos y enfermedad cardiovascular subsiguiente. 

Hay quienes sostienen que el embarazo con todos los cambios que genera en la mujer (mayor exigencia) podría ser como una prueba de stress que podría desenmascarar factores de riesgo aún no manifiestos.

Así la preeclamsia aumenta la probabilidad de padecer enfermedad coronaria e insuficiencia cardíaca en el futuro y esto aumenta aún más si se asocia con parto pretérmino o bajo peso al nacer.

La diabetes gestacional se la ha encontrado más frecuentemente en mujeres que antes del embarazo eran obesas, o de mayor edad o con otras patologías. Se ha demostrado que las mujeres que la padecieron tienen mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2 en el futuro y a los 10 años el 70% de esas mujeres la padecerá, aumentando en gran medida la probabilidad de padecer enfermedad cardiovascular.

De la misma mera tanto el parto prematuro como el bajo peso o el peso excesivo al nacer conllevan mayor riesgo enfermedad cardiovascular en el futuro.

Si bien el 80% de las mujeres se curan de la enfermedad que padecieron durante el embarazo, el riesgo de enfermar en el futuro sigue existiendo. El inconveniente es que, una vez superado el cuadro, al tratarse de mujeres jóvenes, que en el 80% de los casos están sanas, difícilmente consulten al médico salvo por alguna urgencia. Es por ello que estamos trabajando para generar conciencia tanto en el equipo de salud como en las propias pacientes.

¿Qué proponemos?

  • Realizar controles cardiológicos periódicos 
  • Esforzarse en mantener hábitos saludables que impidan la aparición de nuevos factores de riesgo, tales como alimentación saludable, mantener el peso adecuado, hacer actividad física, abandonar el tabaquismo.
  • Tratar patologías como hipertensión arterial, diabetes y aumento del colesterol.         

También puede interesarte: Riesgo cardiovascular después de un embarazo complicado

¿Querés hacer una consulta sobre esta nota?

Contenidos Relacionados