preloder
La diabetes «mellitus» es una enfermedad crónica, actualmente con tratamiento pero no curable, que se caracteriza por la elevación de la glucosa en la sangre (hiperglucemia), debida a una producción insuficiente de insulina por el páncreas, o bien porque esta insulina no puede actuar adecuadamente.

Autor

Dra. Julieta Nerviani


La elevación permanente y crónica de la glucosa es la responsable de las complicaciones de la diabetes mellitus y afectan principalmente a los siguientes órganos: corazón, cerebro, riñón, sistema nervioso y retina.

Además de una predisposición genética, intervienen otros factores externos o ambientales para que se desarrolle la diabetes mellitus. Estos factores son: obesidad, el exceso de peso es el principal factor responsable de la diabetes. La obesidad impide que la insulina actúe adecuadamente. Como la insulina no actúa, la glucosa no pasa de la sangre a las células, produciéndose hiperglucemia, lo que a su vez estimula al páncreas que aumenta la producción de insulina pero tampoco puede actuar, estableciéndose así un círculo vicioso. Sedentarismo, el ejercicio favorece de forma importante la acción de la insulina, facilitando el paso de glucosa al músculo. Dieta con exceso de calorías, la sobrealimentación, el exceso de caloría, favorecen la obesidad y la aparición de diabetes.

Hay dos tipos de diabetes: 

• Diabetes tipo 1:(5-10%)

La característica es que las células pancreáticas no pueden producir insulina; por ello, estas personas dependen de la insulina exógena, tienen que administrarse insulina como tratamiento. En la mayoría de los casos, suele ser de origen genético. Habitualmente comienza durante la niñez o en la segunda década de la vida. 

• Diabetes tipo 2:(90-95%)

Se la conoce también como «diabetes del adulto» y es más frecuente que la tipo 1. En el desarrollo de la diabetes tipo 2 intervienen dos factores: Disminución en la producción de insulina. Mal funcionamiento de la insulina. Es más frecuente en obesos.

Síntomas 

Cuatro síntomas clásicos (Cuatro P):

• Poliuria: que significa orinar mucha cantidad y muchas veces 

• Polidipsia: beber mucho líquido 

• Polifagia: comer mucha cantidad y tener mucho apetito

• Pérdida de peso

Además la diabetes puede mostrarse con otros síntomas como:

• Sensación de cansancio, Infecciones repetidas, Mala cicatrización de las heridas, Pérdida de conocimiento o coma diabético, Hormigueos y calambres en pies, Visión borrosa.

Diagnóstico de la diabetes

Se realiza por medio de la determinación de la glucosa en sangre venosa (glucemia).

¿Cuáles son las cifras normales ?

En las personas sanas, la glucemia en ayunas (como mínimo 8 horas) se considera normal entre 70 y 100 mg/dl., y la glucemia después de 2 horas de una comida principal hasta 130 mg./dl. 

¿Cuáles son las cifras de glucosa que permiten el diagnóstico de diabetes?

 Glucemia en ayunas (por lo menos de 8 horas) superior a 126 mg/dl, repetido. Glucemia, después de 2 horas de una comida principal, superior a 200 mg/dl. Glucemia superior a 200 mg/dl. en cualquier momento del día mas síntomas.

Complicaciones

En la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares son una complicación muy frecuente. Incluyen aquellas que afectan al corazón directamente, como la enfermedad coronaria, y también las que afectan a las diferentes arterias del cuerpo (accidentes cerebrovasculares, arteriopatía periférica, retinopatía)

Diabetes y Enfermedad Cardiovascular

 Las enfermedades cardiovasculares son la principal y más frecuente complicación de la diabetes. La principal causa de muerte en la diabetes tipo 2 es la enfermedad coronaria.

Diabetes e hipertensión arterial

La hipertensión arterial (HTA) es más frecuente en la población diabética. Cuando a la hipertensión se asocia diabetes, el riesgo de complicaciones aumenta exponencialmente. En los diabéticos se recomienda una presión arterial menor 130 mmHg. para la sistólica (máxima) y 85mmHg. para la diastólica (mínima). Existen dos familias de fármacos antihipertensivos que, además de bajar la presión arterial, tienen un efecto protector sobre el riñón y el sistema cardiovascular de los diabéticos. Estos fármacos son los llamados inhibidores de la enzima de conversión de angiotensina (IECA) y los bloqueadores de los receptores de angiotensina (ARA II). 

Diabetes y colesterol

La diabetes por sí misma, produce alteraciones del colesterol. Se suele elevar el colesterol total y el colesterol-LDL, y suele disminuir el colesterol- HDL. Los fármacos más indicados para tratar el colesterol en los diabéticos son el grupo de las estatinas, que resultan muy eficaces y se toman una sola vez al día por la noche.

Diabetes y Obesidad

El sobrepeso y la obesidad constituyen el  principal factor de riesgo para el desarrollo de diabetes tipo 2. El  riesgo cardiovascular depende de la zona del cuerpo en la cual se acumule el exceso de grasa. La grasa acumulada en el abdomen implica un mayor riesgo que la que se acumula en los miembros inferiores. Hay que valorar dos aspectos: • Indice de masa corporal (IMC). Refleja el peso total en proporción a la altura de la persona. Se calcula dividiendo el peso en kg. por la altura en metros al cuadrado según la fórmula: IMC = peso/altura 2• Perímetro de la cintura a nivel del ombligo, que refleja el depósito de grasa en el abdomen, medido en cm.

Diabetes y Enfermedad Coronaria 

La enfermedad coronaria es la complicación cardiovascular más frecuente en el paciente diabético. La enfermedad coronaria tiene las siguientes características en la diabetes:

• Es más frecuente y de mayor gravedad que en la población no diabética.
• Se presenta de manera atípica; es decir, sin dolor o con manifestaciones clínicas poco usuales.
• Mayor mortalidad.
• Los beneficios del tratamiento son mayores en estos pacientes.

¿Querés hacer una consulta sobre esta nota?

Contenidos Relacionados