preloder

Fibrilación auricular. Una arritmia muy frecuente.

Como sabemos el corazon es una bomba muscular. Para que pueda cumplir bien esta función debe producirse la activación de las celulas musculares en forma sincrónica. Como muy bien sintetiza esta imagen en la Fibrilación Auricular cada célula auricular tiene su propio ritmo y direccion de activación provocando problemas.

Autor

Dr. Fernando Peñafort

Para que el corazón cumpla la función de bomba necesita de una actividad eléctrica originada en el mismo órgano. Dicha actividad nace del marcapasos natural -llamado nodo sinusal- que tenemos todos, ubicado en la parte mas alta de las aurículas, desde ahí el estimulo viaja en formas ordenada y rápida por las dos aurículas (Camaras Superiores Derechas e Izquierdas); luego de la llegada del estímulo eléctrico se produce la contracción mecánica de las mismas, que contribuyen al llenado normal de los ventrículos (Camaras Inferiores). Posterior a una demora fisiológica entre la aurícula y el ventrículo, la actividad eléctrica llega a los ventrículos para posterior contracción de los mismo.

Esta secuencia eléctrica y luego mecánica (contracción) de las auriculas y los ventrículos, permite la normal circulación de la sangre para la irrigación correcta de todo el organismo. Cada contracción se representa en el pulso por un latido, lo normal es tener entre 60 a 100 latidos por minuto.

Toda actividad eléctrica diferente a esta secuencia normal de activación auriculo-ventricular se denominan arritmias. Existen diferentes tipos de arritmias, de frecuencia altas ( > 100) y bajas (< 60), originadas en las auriculas o en los ventrículos, benignas o malignas.

La fibrilación auricular es un tipo de arritmias originada en las aurículas, donde la actividad eléctrica que comanda el corazón no es el nodo sinusal, sino múltiples actividades eléctricas caóticas desorganizadas que conviven en la cavidad auricular. Esto tiene como consecuencia que la aurícula mecánicamente no se contraiga y por el otro lado que la frecuencia cardiaca y latidos sean irregulares y por lo general de mas 100 por minuto.

Esta arritmia se da en diferentes pacientes, desde pacientes jóvenes con corazón sano, hasta paciente de mayor edad con corazón mas enfermo. La presión arterial alta, la diabetes, el infarto de miocardio, los problemas de las válvulas del corazón entre otras cosas aumentan la posibilidad de desarrollarla.

Puede aparecer y durar pocos minutos (paroxística), o instalarse por largo tiempo e incluso convivir con el paciente durante toda la vida (permanente).

La fibrilación auricular puede estar presente sin producir ningún síntoma, o generar palpitaciones, falta de aire, dolor de pecho o mareos. No es una arritmia que en general sea tan grave que lleve a la muerte del paciente (no es una causa de muerte súbita), como lo son las arritmias ventriculares.

Debido a que la aurícula no se contrae, la sangre entra en un remanso sin movimiento, como cuando de pronto una acequia o canal se amplia y el agua parece estancarse. Esto facilita la formación de coágulos que pueden migrar tapar arterias por ejemplo en el cerebro (ACV). Por lo anterior esta arritmia es una causa de accidente cerebro vascular. No todos los pacientes tienen el mismo riesgo de padecer esta complicación, la presencia de hipertensión arterial, diabetes, dilatación del corazón, infarto miocárdico o ACV previos, una edad > 65 años aumentan los riesgos.

Esta arritmia también se ha asociado al desarrollo de insuficiencia cardiaca, altera la calidad de vida por cansancio y falta de aire, y mayor posibilidad de demencia.

Debido a que la posibilidad de tenerla aumenta con la edad se recomendada después de los 65 años hacer un electrocardiograma, también el auto control del pulso e incluso dispositivos electrónicos como son los teléfonos actuales pueden alertarnos de su existencia para la consulta oportuna.    

El diagnóstico de la fibrilación auricular es muy importante, ya que debemos evaluar si el riesgo de ACV es elevado, el mismo se pude disminuir con medicación (anticoagulantes). Por otro lado, hay que mejorar las condiciones asociadas (hipertensión, obesidad, diabetes, etc). Existen medicamente o precediendo invasivos (ablación por radiofrecuencia) que permiten regresar al ritmo normal del corazón.

Debido a que esta medidas no están exentas de complicaciones, toda estas  estrategias de manejo requieren de la evaluación correcta por un cardiólogo, para realizar la mejor adaptación de la condición clínica del paciente al tratamiento que mas le favorezca.

¿Querés hacer una consulta sobre esta nota?

Contenidos Relacionados