preloder

Vino y corazón. Un maridaje que se destaca.

Autor

Dr. Carlos Secotaro

El consumo de vino en la humanidad tiene una antigüedad de más de 4000 años, se lo ha relacionado más con la cultura de los pueblos o las creencias religiosas que con la salud. Y cuando se habla de esta última relación se hace referencia al abuso del alcohol y sus consecuencias. Sin embargo, existe un cuerpo de evidencia importante que demuestra efectos beneficiosos del consumo leve a moderado, responsable y controlado de vino, sobre todo tinto, como nuestro Malbec.

Repasemos algo de la evidencia:

La más antigua es la observacional desde los padres de la medicina como Hipócrates y Paracelso que desde la simple observación de la población plasmaron en frases todavía actuales los efectos beneficiosos del consumo leve a moderado de vino.

Pero la verdadera explosión de evidencia se desencadena a partir de la década de 1980 con un análisis del estudio MONICA de la organización de la Salud en donde el Dr. Serge Renaud describe la famosa Paradoja Francesa: Algunas ciudades de Francia a pesar de tener un alto consumo de grasa tenían una mortalidad mucho más baja de la esperada por enfermedad cardiovascular. Una de las diferencias era que en estas ciudades tenían una dieta ahora conocida como mediterránea que incluía el consumo moderado de vino tinto. A este primer estudio se suman otros estudios epidemiológicos de grandes poblaciones como el “InterHeart” o el “7 Naciones” que muestran resultados similares.

A partir de esto busca evidencia de componentes bioquímicos que pudieran protegernos de la principal causa de muerte del mundo occidental. Se descubre asi que el vino tinto, fundamentalmente por las características de su elaboración tienen alto contenido de polifenoles, poderosos antioxidantes que son capaces de disminuir el proceso aterosclerótico subyacente en la enfermedad cardiovascular.

Se sumaron en las últimas décadas estudios en pacientes (estudios clínicos) que demuestran que el consumo leve a moderado de alcohol como componente de la dieta mediterránea es beneficioso, inclusive en pacientes con enfermedad cardiovascular declarada o diabéticos, siempre y cuando se realice un control médico del consumo.

Perspectiva desde la Salud Pública

¿Por qué teniendo este cuerpo de evidencia las instituciones de Salud Pública se muestran cautas en difundir estos beneficios?

La Respuesta es simple no hay manera de predecir la respuesta de la población a una difusión masiva, seguramente caerán en el abuso y sus consecuencias.

¿Cómo salimos del dilema? También la respuesta es simple: La Relación Médico-Paciente y el consejo y control personalizado.

Conclusiones:

Existe en la actualidad una creciente evidencia de los efectos beneficiosos del consumo leve a moderado de Vino sobre la enfermedad cardiovascular.

Estos beneficios se manifiestan cuando el consumo de Vino es leve a moderado, responsable y controlado.

“Si el vino; es un alimento, una medicina o un veneno es cuestión de dosis” Paracelso 1493-1591

¿Querés hacer una consulta sobre esta nota?

Contenidos Relacionados

Arritmia

Fibrilación auricular. Una arritmia muy frecuente.

Como sabemos el corazon es una bomba muscular. Para que pueda cumplir bien esta función debe producirse la activación de las celulas musculares en forma sincrónica. Como muy bien sintetiza esta imagen en la Fibrilación Auricular cada célula auricular tiene su propio ritmo y direccion de activación provocando problemas.

Leer nota»